Notas de prensa

Miercoles 10 de octubre 2012
ASAMBLEA EXTRAORDINARIA DE ASPANIAS

Aspanias pidió a la Asamblea el esfuerzo de todos para salir de la crisis y seguir activos en el futuro

“Estamos convocados todos porque lo que vamos a tratar y a proponer nos importa a todos, depende de todos y nos implica a todos”. Con estas palabras, abrió ayer tarde Antonio Tajadura (presidente de la asociación Aspanias), la Asamblea extraordinaria de Socios que reunió a cerca de 400 personas en el Centro Cultural Caja de Burgos (Avenida de Cantabria).

La reunión de cerca de tres horas de duración contó con la asistencia y participación de todos los grupos implicados en el trabajo diario y desarrollo futuro de la entidad. Las familias, los hermanos, las personas con discapacidad intelectual y trabajadores del Centro Especial de Empleo (CEE), los profesionales, los voluntarios, los directivos, los socios y representantes de otras entidades de la provincia hablaron –desde su ámbito de conocimiento- del presente de la organización. Todos coincidieron en la necesidad de seguir haciendo un esfuerzo conjunto sobre la base de nuevos proyectos, más compromisos y mayor implicación con la Casa (Aspanias) que va camino de cumplir 50 años.

Hoy van a pasar por este escenario representantes de todos los grupos de la Casa, para contarnos lo que hacen, los logros conseguidos y también el esfuerzo que hemos de hacer entre todos para que Aspanias siga manteniendo en pie más de 800 plazas, casi 2.000 socios y familias, más de 200 profesionales y más de 200 trabajadores con discapacidad en el Centro Especial de Empleo y en otras las empresas de Burgos”, explicitó Tajadura.

LA INFORMACIÓN MÁS TÉCNICA

Manuel Heras (Cartera de Servicios Proyectos y Entono) puso el acento en que nunca antes “se había cuestionado el Estado del Bienestar” como ahora,  de la drástica reducción que están sufriendo las subvenciones y del esfuerzo económico de las familias, que se aventura cada vez más progresivo. Concluyó afirmando que “es necesario contar con esta aportación familiar para salir adelante”.

José Luis Ortúñez (Recursos Humanos) habló de cómo Aspanias ha tenido que “readaptarse sin renunciar a la calidad”, “reorganizando sus servicios” y terminó diciendo que “es necesario trabajar más con menos”.

Por su parte, Alfonso Ruiz (Económico y Financiero) expuso el estado económico y financiero de Aspanias, informó de los préstamos bancarios para poder hacer frente a los pagos (en un buen porcentaje salariales) y reconoció -en el capítulo de ingresos-, el esfuerzo que están soportando las familias con la subida de cuotas. La cifra en negativo fue de 942.000 euros, la equivalente al dinero que no está entrando en el CEE por subvenciones a los puestos de los trabajadores con discapacidad.

En el plano del empleo de las personas con discapacidad, María Ortega (Unidad de Orientación, Formación y Apoyo al Empleo) habló de que pese a que no llegan las subvenciones al empleo se sigue “reforzando el apoyo a los trabajadores con discapacidad” mediante la formación, y “buscando nuevos nichos de empleo”. Recordó como en los últimos meses se han intensificado las conversaciones con la administración, regional principalmente, para dar con una solución conjunta al empleo de las personas con discapacidad.

LA VOZ DE OTROS GRUPOS DE LA ENTIDAD

Además de la información -de naturaleza más técnica- relativa al presente de Aspanias, los socios escucharon la voz de algunos hermanos, padres, personas con discapacidad y trabajadores del Centro Especial de Empleo, técnicos de Aspanias y entidades de la provincia.

El directivo de Aspanias Domingo Palacios informó a la Asamblea de Aspanias (Burgos y Salas de los Infantes) y las entidades burgalesas Aspodemi (Miranda de Ebro) y Asamimer (Villarcayo) han creado  un “grupo provincial de apoyo a los derechos de las personas con discapacidad y sus familias” para “generar ideas que nos lleven a lograr las sostenibilidad de las asociaciones, dinamizar su base social, defender y reivindicar los derechos de las personas con discapacidad y de sus familias, promover cambios sociales y generar y unificar un discurso en favor de los derechos de las personas con discapacidad y de sus familias”.

En este sentido la gerente de Aspodemi, Celia Alonso, manifestó que una “buena base social es lo más importante para construir un gran proyecto social como es Aspanias y también lo son Asamimer y Aspodemi”, y agradeció a Aspanias el apoyo técnico y estratégico” que ha recibido la organización mirandesa.

La gerente de Asamimer, Nuria Ortiz, centró su intervención en el trabajo en red y en el compromiso de todos. Y pidió abiertamente valentía para “reestructurarnos, para reinventarnos  y -puesto que estamos en la obligación de ser sostenibles- para garantizar los proyectos de vida de tantas personas en la provincia de Burgos”, concluyó Ortiz.

En representación de los socios y familias habló Maite Peraita para dejar bien claro que “hay un PROYECTO que desarrollar”; que hay “canales claros” para participar en la asociación  y que “como familias y como socios debemos  defender esos derechos y de luchar por que se cumplan y no se vulneren”. Peraita reagrupó  a las familias de Aspanias en tres grupos: “Las que hacen que la asociación funcione; las que miran cómo funciona la asociación; las que no tienen ni idea por qué funciona la asociación”. “Espero –concluyó-  que todos nos comprometamos a ser de los primeros”.

“BANCO DEL TIEMPO”

En nombre del Grupo de Hermanos hablaron Julián Sualdea, Mónica Salas y Jesús Sevilla  y recordaron una vez más del papel activo que deben de jugar los hermanos en la asociación. Presentaron el programa “Hermanos al futuro” basado entre otras premisas en “aprender más sobre la discapacidad”, “compartir estrategias” o “conocer los recursos”.  Y con el fin de hacer más operativo el proyecto este grupo ha pensado en redistribuir al grupo de hermanos en función de franjas de edad de 10 a 18; de 18 a 30  y de 30 años en adelante.

Otros de los proyectos que se adelantó a la Asamblea de Socios de Aspanias fue la posibilidad de crear un “Banco del Tiempo”, que definieron como “un sistema de intercambio de servicios o actividades por tiempo”. Es decir, en aras de apoyar más a la  entidad y contribuir a su desarrollo sostenible se “trataría de poner tiempo  a disposición de la entidad”. “No es una actividad de voluntariado”, precisaron. Esta propuesta, aún en fase de conformación, se encuentra bastante avanzada en cuanto a lista de colaboraciones que se pueden prestar y manera de gestionar las colaboraciones que se ofrezcan.

En nombre de los trabajadores del CEE hablaron Jesús Corredera y Alberto González, ambos con una amplia trayectoria laboral en el centro laboral de Aspanias.  Corredera, con 21 años de vida laboral, hizo un repaso por los distintos trabajos que ha realizado, hasta su actividad laboral de operario en trabajos de montaje de sistemas contra incendios para  la empresa SIEX. Corredera propuso hacer un Día de puertas abiertas para los empresarios de la provincia. Por su parte Alberto González, con 10 años en el CEE-Aspanias habló de la nueva unidad de negocio de la entidad en la que trabaja: el reciclaje de aceite vegetal usado de cocina. González dijo que “este trabajo  ha sido una nueva oportunidad para mí; he mejorado mucho; soy más responsable, autónomo”.

También habló el joven deportista Pablo Marín que el próximo año viajará a Corea del Norte para competir con la Selección Española de Hockey Interior, en los Juegos Mundiales de Invierno.  “Mi participación en este evento me costará el triple que hace cuatro años cuando fui a Idaho (Estados Unidos) al mismo Mundial”, dijo. “Esto es debido –añadió-,  a que ya no existen subvenciones para financiar nuestra participación ni desde el Ayuntamiento ni desde la Junta de Castilla y León”.

Pablo agradeció el apoyo que les prestan a jóvenes como él los voluntarios de la entidad, como Cristina, la voluntaria (Cristina Espinosa) que también habló ante los socios: “Aunque la crisis siga envolviéndonos, el grupo de voluntariado seguirá colaborando con la asociación para que esta situación no afecte al disfrute del tiempo libre de las personas con discapacidad”.

“FONDO SOCIAL DE ASPANIAS”

El tesorero de la entidad, Antonio Melón, intervino ante los socios para presentar una  propuesta que salió en la anterior asamblea de Aspanias, a inicitiva de alguno de sus socios.  En la asamblea de junio 2012 se apuntó la posibilidad de que los socios pudieran llegar a implicarse -más económicamente y  de manera voluntaria-, con la entidad.  Desde entonces, se ha venido trabajando en esta idea, que  ya tiene forma de proyecto y nombre: Fondo Social de Aspanias. Melón explicó que “es un fondo de dinero a plazo que los socios ingresan en una cuenta de Aspanias, con el fin de que el depósito pueda garantizar créditos que inyecten liquidez para sus necesidades de tesorería”. “A cambio –puntualizó Melón-, Aspanias conseguiría  más garantía frente a las entidades financieras para poder negociar créditos y disponer de liquidez”.

Para conocer el interés de los socios por esta iniciativa (que está en fase de proyecto hasta su aprobación definitiva en una próxima asamblea), Aspanias ha elaborado una hoja informativa que los socios pueden ir rellenando de manera provisional sin que eso suponga un compromiso económico definitivo con el proyecto que se plantea. Es diríamos, como una encuesta mediante la cual Aspanias quiere conocer el interés de los socios por esta iniciativa y la posibilidad de ponerla en marcha.

La ratificación final del proyecto deberá votarse en una próxima asamblea, y a partir de entonces los socios sí que deberán tomar una decisión de contribuir o no y con qué cantidad a la creación del Fondo Social de Aspanias.

FUNDACIONES ASPANIAS BURGOS Y CISA

La Asamblea concluyó con la intervención de los presidentes de la Fundación CISA,  Fulgencio Villafáfila, y de la Fundación Aspanias Burgos, Miguel Patón.

Patón aplaudió  el “compromiso, ilusión y valentía para seguir adelante” que habían expresado los distintos grupos de la entidad. “Desde el patronato de la Fundación Aspanias quiero  trasladar a esta Asamblea la seguridad de que vamos a trabajar con todas nuestra fuerzas, de que vamos a intentar mantener los servicios que tenemos en marcha y que vamos a seguir apostando por la felicidad de las personas y por hacer todo el esfuerzo para conseguir el bienestar de las personas con discapacidad”, dijo.

“Estamos convencidos de que las dificultades son cada día mayores, pero que no nos falta ilusión y tenemos una enorme capacidad de trabajo y una buena preparación de nuestra Casa, de nuestros técnicos y un gran compromiso de nuestras Fundaciones Aspanias Burgos y CISA de sus patronos y de todos los que hemos creído, durante tantos años, que este proyecto de Aspanias está vivo, es fuerte y seguirá existiendo a pesar de las dificultades”, aseguró.

Por su parte Fulgencio Villafáfila volvió  a recordar los principales retos que tiene por delante la Fundación CISA que preside: seguir apostando por mantener el empleo; dar “solución a la vida”  de las personas con discapacidad y “seguir trabajando intensamente en la lucha por los derechos”. “Queridas familias queremos contar con vosotros, necesitamos vuestra comprensión y ayuda para encontrar la mejor solución para nuestros hijos y hermanos, y en este momento tenéis que ser especialmente generosos y solidarios para las mejores soluciones para el conjunto del Grupo Aspanias”, concluyó.

Galería