Los residentes del Centro Fuentecillas, en una sesión de equinoterapia