___ALUMNOS DEL CENTRO PUENTESAÚCO PARTICIPAN EN EL PROYECTO MINISTERIAL DE RECUPERACIÓN DE PUEBLOS ABANDONADOS

   

 

El 16 de octubre viajarán a la localidad de Granadilla (Cáceres) para participar en diversos talleres orientados a la recuperación cultural y ambiental de la zona, en convivencia con estudiantes de otros centros de España

Un grupo de 25 alumnos y tres profesores de las áreas de Unidades Básicas Especiales, Transición a la Vida Adulta y Garantía Social del Centro de Educación y Formación Puentesaúco de Aspanias viajarán el 16 de octubre a la localidad cacereña de Granadilla para participar en el programa Recuperación y Utilización Educativa de Pueblos Abandonados, que promueve el Ministerio de Educación y Ciencia.

Durante su estancia (16-22 de octubre) los alumnos realizarán diversas actividades relacionadas con la recuperación cultural, oficios constructores, artesanos y ganaderos, medio ambiente y labores agropecuarias, animación y convivencia, en compañía de estudiantes procedentes del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Hostelería y Turismo, de Orellana la Vieja (Badajoz) y el IES “Duque de Alburquerque”, de Cuéllar (Segovia). El objetivo del proyecto consiste en recrear las actividades que normalmente se hacen en un pueblo, con la misión principal de aprender, conviviendo y trabajando en cooperación y solidaridad entre todos.

Se trata de la primera vez que los alumnos de Puntesaúco participan en un programa educativo de esta naturaleza. Con anterioridad han desarrollado actividades vinculadas al medioambiente en Villar de Ciervos (Zamora) y Viérnoles (Cantabria).

El Centro de Educación Especial y Formación Puentesaúco abrió sus puertas en noviembre de 1996 y constituye uno de los doce centros y servicios que Aspanias gestiona en la capital y provincia burgalesa. En la actualidad cuenta con 101 alumnos de entre 13 y 23 años, de cuya preparación se encargan 12 profesionales dedicados a la educación, el seguimiento psicológico, la atención directa y la rehabilitación de las personas con discapacidad intelectual. Desde su puesta en marcha hace casi una década, el objetivo principal del centro ha sido el de servir de puente entre el mundo escolar y laboral y dar respuesta a tres dimensiones importantes en la atención a este colectivo: formación, ocio y vivienda.

 

Volver